“Reivindicar el derecho a equivocarse potencia la creatividad”: Alejandro Norniella

0
30

Por donde se vea, el espacio de la Academia Mexicana de la Creatividad hace honor a su nombre: formas artísticas vanguardistas, mobiliario con diseños atrevidos, mucho color y elementos que por doquier denotan estimulación y creatividad.

Notas relacionadas:

La Academia Mexicana de Creatividad abre sus puertas
La #creatividad ¿es un don natural o se aprende?
Los espacios de trabajo deben promover la creatividad

Este espacio de formación creativa fundado en enero de 2014 ha preparado a un aproximado de cien profesionales, a los cuales se les brindan las herramientas que les permiten enfrentarse a los retos creativos que su actividad les exige.

Alejandro Norniella, uno de sus fundadores, nos recibe en las instalaciones de este centro educativo y accede a contarnos los alcances que ha tenido este instituto en quince meses de actividad y de entrada aclara: “esta no es una escuela de diseño ni de marketing y si bien se abordan de muchas maneras estos tópicos, la ambición es explorar muchas otras formas de generar ideas”.

Paredro (P): ¿Como han desarrollado su manera de trabajar en estos primeros meses de actividad?

Alejandro Norniella (AN): “Hemos podido desarrollar una metodología a partir de esquemas creativos sofisticados, trabajamos a modo de laboratorio de innovación. Aquí no asignamos calificaciones, no hay asignaturas y no hay evaluaciones. Desarrollamos un modelo de pedagogía activa mediante el cual la responsabilidad de aprendizaje recae en el alumno”.

P: ¿Cuál es su metodología de enseñanza aprendizaje?

AN: “Tenemos muy claro que venimos de una cultura del conocimiento en la que nos obligaban a conocer y acumular datos. Nosotros pretendemos pasar a una cultura del entendimiento que nos permita comprender la complejidad del mundo que nos rodea y descifrarla para promover soluciones innovadoras a las problemáticas contemporáneas y trasladar esas soluciones al territorio de la comunicación. Trabajamos y promovemos un pensamiento conceptual, un pensamiento estratégico y un pensamiento digital. Somos una escuela muy práctica y trabajamos con modelos de cultura de proyectos”.

DSC_0795

P: ¿Cuáles son los cursos que en la actualidad imparten?

AN: “Tenemos una planta estable de profesores que se compone de unos 20 profesionales. De manera regular impartimos dos cursos: creatividad integral y creatividad digital; a cada uno destinamos ocho docentes que desarrollan diversas actividades en cada curso. También realizamos workshops cada cierto tiempo. Por otra parte, hemos viajado a algunas localidades como Tabasco, Guadalajara, Morelia, Puebla y Yucatán para impartir talleres de desarrollo creativo basados plenamente en la filosofía de nuestra escuela”.

P: ¿Cuál es el perfil de los alumnos que cursan con ustedes?

AN: Nuestros alumnos provienen en un ochenta por ciento de la actividad profesional real. Tenemos directores de agencias publicitarias, directores corporativos, mando medios, personas que vienen de medios de comunicación, cineastas y en una menor medida recién egresados de carreras muy diversas, pero principalmente de mercadotecnia, diseño, comunicación y carreras afines”.

P: ¿Hay cabida para otros perfiles?

AN: “Sí por supuesto, y también para personas con menor o nula experiencia, cuya cualidad es que no están viciados con estándares corporativos, son cerebros vírgenes a los que no se les han impuesto ideas y por lo tanto para ellos nada es imposible, lo que permite que sus ideas se proyecten muy alto”.

“Sin duda logramos armar equipos multidisciplinarios, en los que tanto el alumnado como el profesorado aporta cosas interesantísimas y enriquecedoras no sólo para los estudiantes, sino para la planta docente también. La lluvia de ideas y la transmisión de experiencias complementa un proceso de aprendizaje en el que hemos logrado reivindicar nuestro derecho al error… equivocarse representa entonces una parte esencial, casi diríamos que obligada para entender los procesos creativos con claridad y potenciar la creatividad de los alumnos”.

DSC_2197

P: ¿Cuáles son los principales retos de la publicidad en la actualidad?

AN: “El principal reto de un proceso publicitario es generar ideas con valor, capaces de convertirse en conceptos creativos que a su vez generen ideas principales que alcancen niveles muy altos. No podemos encerrar una idea genial en un espacio de 30 segundos ni en un spot publicitario porque las ideas no tienen límites. Intentamos pensar en grande, en ideas que generar valor y novedad. Esos valores son los que promovemos para nuestro alumnado”.

P: Acerca del panorama de los medios publicitarios, ¿qué nos puedes decir del momento que se vive en México actualmente?

AN: “El nivel de creatividad en México a pie de calle es impresionante, el problema es que existe una brecha muy grande entre esto y la comunicación comercial, la de los spot de cine, televisión, diarios, revistas, radio y espacios digitales. Por eso estamos aquí, porque queremos poner nuestro granito de arena para estimular a la creatividad y encaminarla hacia los espacios y canales correctos. Y es que otro de los problemas de México es que su identidad no se muestra con claridad en los nespcios publicitarios como sí ocurre en otros países”.

P: ¿Han superado las expectativas que se plantearon al iniciar el proyecto?

AN: “Sí desde luego, iniciamos con tres alumnos hace quince meses y ahora tenbemos una planta regular de cincuenta y tantos alumnos y más de cien graduados, eso nos dice que algo estamos haciendo bien”.

 

PIE GDG 2