Crédito hipotecario: ¿Qué tanto puedes pagar?

0
90
Aunque el crédito hipotecario puede ser una de las herramientas financieras más importantes para un proyecto inmobiliario, también puede causar problemas
Foto: Bigstock

Tener un hogar o negocio propio no es algo fácil. Además de los costos de mantenimiento, se debe de invertir una considerable cantidad de dinero en acondicionar el lugar. Y, con el paso del tiempo, tal vez requiera algún tipo de reparaciones. De cualquier forma, es todavía uno de los proyectos más seguros para hacer crecer el patrimonio. Y en los lugares adecuados, puede ser todavía más conveniente. Además, siempre se puede usar un crédito hipotecario.

Quizá te interese: Si quieres estar listo para una inversión inmobiliaria, debes aprender cómo reducir riesgos.

El crédito hipotecario es una útil herramienta financiera. Cuando el ingreso no es suficiente para adquirir una propiedad, puede dar el empuje extra que se necesita. Incluso si se tiene la capacidad económica para participar en un proyecto de bienes raíces sin ayuda, reduce de forma significativa la carga. Pero eso no implica que se trate de una herramienta sencilla de usar. Sin las precauciones adecuadas, podría implicar conflictos con una entidad bancaria. 

Jorge Letayf, director de mercadotecnia de RE/MAX, apunta que lo primero que hay que hacer antes de conseguir un crédito hipotecario, es calcular la capacidad de pago. Para ello, apunta que hay que tomar en cuenta múltiples factores de las finanzas de la unidad familiar.

¿Cómo calcular cuánto se puede pagar de un crédito hipotecario?

Letayf señala que primero se deben obtener los gastos fijos totales de seis meses. En este esta cifra se deben contemplar elementos como el pago de renta, impuestos, servicios indispensables y despensa. No hay que considerar cosas como entretenimiento o  salidas.

Después, hay que contemplar los ingresos fijos totales también de los últimos seis meses. Según el experto de RE/MAX, hay que dejar fuera bonos, premios, tandas o aguinaldo. Únicamente se deben contabilizar flujos de dinero que estén asegurados a largo plazo.

Una vez que se obtengan ambas cifras, hay que tomar los ingresos fijos y restarles los gastos fijos. Lo que resulte debe entonces dividirse entre seis. Esta última cifra corresponde al dinero disponible que cada individuo tiene mes con mes. Sin embargo, no es recomendable utilizarla íntegramente para pagar un crédito hipotecario. Por eso, es mejor dedicar únicamente una cuarta parte. De esta forma, se puede tener dinero para imprevistos y algunos lujos.

Según el experto de RE/MAX, un crédito hipotecario también puede recibir pagos extemporáneos. Así que Letayf sugiere que, cuando se reciban bonos o ingresos adicionales, pueden destinarse al crédito para reducir el tiempo que se debe pagar este recurso financiero.