Soy diseñadora, pero mejor dime Música

0
22

Es curioso escribir y sobre todo leer cuando la música es la mano alzada y unas plataformas son el lienzo.
Lo intangible es algo que sabemos que existe, pero no podemos tocar. Sabes que siempre esta ahí, pero es intocable.

Piensa en algo y descríbelo. Es por eso que su verdad no es absoluta, sino depende de un estado de ánimo según el día, hora, lugar, olor, visión, y percepción.

Error. Lo intangible se toca y se siente. Es el aire que sentimos en la mano o el dolor que nos provoca alguien. Incluso duele más que cuando nos hospitalizan. Es un dolor irreparable. No importa que el mejor médico científico o de medicina alternativa te receten.

El umbral de dolor es el limite que decidimos hasta donde se quiera tolerar. Cada uno permite que si y que no. ‘Muralisar’ que entra y que sale. De esta manera sintiendo menos o más. Pero al final del día se siente.

De lo tangible como instrumentos musicales se logra algo intocable, lo cual es la conformación, perfección, sincronía de sonidos emitidos por instrumentos.

Tanto así que vale más una canción, un disco, un track que todos los instrumentos juntos. ¿Es bueno el instrumento o el músico? Sé los dejo de tarea.

Partimos de una inspiración y adaptación de ideas, conceptos, experiencia para lograr algo único e inexistente hasta el día. Ese día en el que las mariposas comenzaron a parlotear por las orugas que bebiste hace días, meses, años, sin darte cuenta. En fin. La producción de diseños gráficos los elaboramos por esa inspiración de lo que hablaba.

Bajo presión o no, pero no hacemos algo que no nos guste. Desde un sketch en una servilleta hasta algo de alto nivel.
Sin mano alzada y sin una computadora de la pera, digo manzanita ese producto intangible que nos mueve, nos deprime, nos inspira, nos provoca nostalgia llamado: música.

La simetría de la música elaborada no sabemos si es perfecta. Un riff o un bit que nos emocione sabemos que es ideal para los gustos de cada uno de nosotros. ¿Cómo medir la perfección? Fácil. Vean este video.

Hagamos experimentos de escucharlo para sentir. A muchos seguramente por cuestión de gustos no les va a gustar; sin embargo escúchenlo y véanlo al mismo tiempo y van a entender la belleza, perfección y simetría.

Todo el indicador lo determina un puñado de sal, unos litros de agua, una esfera de Tesla y el fuego dividido por partituras gracias a las vibraciones de los decibeles. Así es. La música es el gran diseñador y productor de la innovación.

Nosotros somos los espectadores tratando de entender si el video que acabas de ver es posible. Y si. Si lo es. En este caso la perfección si existe. ¿Perfección tangible o intangible?