Yo diagramador

0
350

El espacio es tan rico que pasan los años y siempre habrá algo nuevo para expresar en él. Una hoja en blanco continuará siendo el desafío más interesante que podemos tener frente a nuestros ojos como humanidad.

Y en la morfología encontraremos la razón para explicar y apreciar lo hecho en el plano. Se puede ver, en gran medida, que hay producciones que tienen de un maltrato del espacio y su organización que no podemos dejar pasar por alto, hoy quiero traer algo de lo que muchas veces no se habla en primera persona y es de la diagramación.

Notas relacionadas:
Diseño de identidad
Los árboles mueren de pie
Hagamos una gran ensalada en cinco pasos

Print

Empezar por el principio
Primero será bueno que podamos entender qué significa la palabra diagramación y para ello recurriremos a un mix de definiciones que pueden dar algo de luz a este asunto o al menos un puntapié inicial para desasnar aciertos y desaciertos en pos de construir una idea lo bastante lógica para generar una hipótesis de pensamiento. Empecemos.

Definición 1: Distribución u organización de los elementos de un mensaje (texto e imagen) en un espacio bidimensional mediante criterios de jerarquización de la información buscando funcionalidad del mensaje (fácil lectura) bajo una apariencia estética agradable.

Definición 2: Distribución proporcional de los espacios de un texto.

Definición 3: La maquetación, también llamada a veces diagramación, es un oficio del diseño editorial que se encarga de organizar en un espacio, contenidos escritos, visuales y en algunos casos audiovisuales (multimedia) en medios impresos y electrónicos, como libros, diarios y revistas.
Estrictamente, el acto de maquetar tan solo se relaciona con la distribución de los elementos en un espacio determinado de la página, mientras que el diseño editorial incluye fases más amplias del proceso, desde el proyecto gráfico, hasta los procesos de producción denominados preprensa , prensa y  post prensa. Sin embargo, usualmente todo el aspecto gráfico de la actividad editorial y periodística se conoce por el término maquetación.

Poniendo palabras en relieve

De la lectura de las definiciones me llevo las siguientes palabras sobre las que quiero trabajar. Distribución – Organización – Criterios – Espacio – Elementos – Información – Mensaje.

Es sumamente habitual que en el espacio de enseñanza académica o desde los mismos medios que se ocupan de temas de diseño se trabaje y se hable directamente sobre lo que vemos a simple vista, con algo de la mirada propia de la gente que no forma parte de la profesión. Se habla poco con este vocabulario, se usa poco en el ámbito laboral el criterio y me atrevo a decir que enseñamos casi nada la idea del cómo se debe entender y diagramar el espacio.

Esto que en cierta forma expreso con preocupación me viene de observar y notar que se llega a resultados con la ayuda de efectos tecnológicos que los software de edición nos proporcionan, se ven resultados que carecen de principios morfológicos para poder expresar que lo que estamos viendo cumple con las razones de una buena diagramación. Hablo de piezas gráficas que se pueden ver ya en la calle producidas y que si están ahí, se las puede dar por aprobadas y sin cuestionamiento, pero pasan a ser verdaderos ejemplos de lo que nunca se debería haber hecho.
Se aprecia que poco a poco las aguas se dividen, se puede encontrar que hay buenos trabajos de exquisitos diagramadores pero empezamos a encontrar que aflorarán horrores de mala educación y mal trato gráfico sin los cuestionamiento morfológicos de qué hago cuando hago diseño.

A mi manera
Suelo tratar de explicar lo que sucede en una diagramación creando un paralelismo con la puesta en escena de una obra de teatro.
Como director primero debo tener mínimamente amor y entendimiento con la morfología y el espacio, que vendría a ser como conocer el libro de la obra, el pensamiento del autor, todo lo que me dará una base de información conceptual y la libertad necesaria para poder construir sobre el escenario.
Una obra cuenta algo, transmite sensaciones y se logra con gente que la represente, habrá alguno que actuará como primer actor y otros como secundarios que interpretarán los papeles de esa historia. En este punto vamos a empezar a descubrir la mano del director que hará que el segundo actor trabaje para darle el realce necesario al principal y que el tiempo expresivo ejerza la tracción de fuerza que el mensaje necesita.
La historia y el mensaje sin estos criterios de organización y manejo del tiempo y el espacio quedaría simplemente en textos de un libro sin llegar a producir esa emoción que terminará poniendo al público de pie al grito de ¡Bravo!

Por algún lado, siempre estaremos recurriendo en que el modo de hacer las cosas dará sentido a lo hecho. Suelo reforzar la idea con la manera en que cada uno maneja la muñeca al batir la crema. Que una sea más inflada, vistosa y con cuerpo residirá en qué hacemos al batir la crema de leche y el azúcar para que sea diferente a la del otro. La manera en como leo el espacio y lo trato, me dará la resultante de lo que se empiece a ver. Si deseamos, podemos simplemente quedarnos solo en discutir que si en vez de usar tal fuente mejor usar tal otra o si tal o cual color le vendrían mejor al trabajo. Plantarnos en este lugar nos dejaría hablando en un nivel secundario y casi poco relevante a lo que estamos haciendo al momento de diagramar.

Entendamos que en este acto diagramático estamos dando el sostén a un sistema de modo, que muchas veces será identificable por su cercanía o que quizás al verlo en secuencia retrospectiva aflorará como lenguaje oculto. Sea la forma que sea para nosotros, en nuestra mirada de diseñadores nos entregará premisas de diseño sumamente interesantes para entender la mano del diseñador y desde ahí admirar o criticar lo expuesto.

Y a tu manera
Como digo y creo, las maneras de ver el diseño y practicarlo por suerte no son patrimonio de una persona y en ese lugar nace la riqueza y vigencia de nuestra profesión. La definición de diseño como algo que se redefine constantemente, me parece sumamente interesante y auspiciante porque nos dará constantemente el lugar a una nueva manera de ver y hacer en el espacio.

Uno trae estas palabras a este lugar con la idea de poder despertar en el otro los cuestionamientos que le ofrecerán la capacidad de hacerlo crecer y construir la propia teoría, entregando el lugar de errados o acertados que como siempre, el tiempo ajustará por un lado o por el otro.

A mí, pensar el espacio me llevó tiempo de maduración, trabajar esa manera de leerlo no es algo que sucedió de hoy para mañana. Disfrutarlo, investigarlo, romperlo, manejarlo y hasta poder escribir sobre él no es el producto de un hecho casual, sé a donde quiero ir, sé que lugar en mi manera de diseñar ocupa el diagramar y sé lo que puede suceder, porque en mi hoja siempre estaré decidiendo yo.