9 maneras de evitar la contaminación desde el diseño urbano

0
10409

Para que una ciudad no tenga que padecer los efectos de la polución y pueda ofrecer a sus habitantes un ambiente propicio para su desarrollo y la realización de múltiples actividades es necesario recurrir al diseño urbano y garantizar adecuadas políticas sustentables.

Y es que sobran los ejemplos de megalópolis que sufren problemas de salud pública por causa de grandes concentraciones de contaminación atmosférica, sonora, del agua y de otras índoles. Para combatir estas dificultades, los gobiernos han tenido que aplicar algunas medidas correctivas, pero la mejor manera de solucionarlos es evitarlos desde su origen y adelantarse a la posibilidad de su surgimiento.

A continuación enumeramos nueve medidas que resultan efectivas para combatir o evitar situaciones de emergencia que las grandes concentraciones urbanas como la Ciudad de México han tenido que padecer.

1.- Restricción del crecimiento urbano
Para evitar el uso de vehículos contaminantes, traslados largos y grandes concentraciones de partículas contaminantes lo mejor es restringir el crecimiento irracional de la mancha urbana. Si los habitantes de una ciudad recorren menores distancias, los efectos nocivos de la polución serán menores.

2.- Priorizar en el transporte de pasajeros
Una adecuada infraestructura urbana que garantice un transporte limpio, eficaz y poco contaminante es lo ideal para los habitantes de una ciudad opten por abandonar el transporte motorizad particular y subirse a autobuses y trenes adecuados para llegar a sus destinos.

shutterstock_263402762

3.- Usos de suelo diversos
Para evitar traslados innecesarios de las personas, cada zona de la ciudad debe estar dotada de servicios adecuados, contar con espacios comerciales, centros educativos, hospitales, fuentes de empleo y demás centros de socialización a través de usos de suelo mixtos.

4.- Aprovechamiento responsable del agua
Para ahorrar el líquido se han desarrollado múltiples sistemas de aprovechamiento de agua en muchas construcciones y esta acción garantiza una mayor vida útil de pozos y permite que los recursos hidráulicos se aprovechen al máximo.

5.- Espacios públicos verdes
Multiplicar los espacios abiertos verdes promueve los procesos de socialización, genera redes sociales sólidas y proporcionan una fuente de oxígeno esencial para combatir la contaminación. Además, los espacios verdes hoy por hoy se extienden a los muros y a las azoteas.

6.- Arquitectura verde
Y hablando azoteas y muros verdes, estos ocupan la mayoría de las nuevas construcciones denominadas “verdes” porque incorporan sistemas de ahorro de recursos, obtención de energía limpia y la colocación de vegetación.

shutterstock_313287029

7.- Vehículos no contaminantes
Además de un transporte masivo ordenado resulta vital promover el uso de transporte no contaminante, como trenes eléctricos, automóviles híbridos o eléctricos, tranvías y trolebuses así como la bicicleta. Para ello debe dotarse a una ciudad de la infraestructura adecuada: ciclovías, rieles para el rodamiento de trenes, carriles confinados, estaciones de recarga, etcétera.

shutterstock_121471615

8.- Uso inteligente de residuos
Un adecuado manejo de residuos, separación de basura y su reutilización evita que los desperdicios terminen en los sueños y puedan contaminar los mantos acuíferos y tapar vías de drenaje. Además, la comercialización de recursos reciclados ofrece ingresos adicionales.

9.- Medición permanente de índices de contaminación
Otra manera de ciudar y controlar los índices de contaminación es tener registro permanente y una medición constante de sus niveles. Con ello se garantiza la aplicación de políticas emergentes en caso de que se disparen los niveles de contaminación tanto atmosférica como de agua y otros tipos de contaminación.

Imágenes: Shutterstock