5 ejercicios para mantener la figura creativa

0
306

¿Qué hacer para estar generando buenas ideas constantemente?

En palabras del doble ganador del nobel Linus Pauling, “la mejor forma de tener buenas ideas es tener muchas ideas” por lo que en el campo creativo la cantidad termina acercándonos a la calidad. Este 31 de diciembre cuando estés haciendo los propósitos del año nuevo, no olvides poner estos 5 ejercicios en la lista que de llevarlos a la práctica de seguro te harán una de las mentes creativas más prolíficas del 2016.

Escribir historias sobre extraños: Este ejercicio de ideación te va a llevar por rumbos desconocidos pero muy interesantes. Visitas un café o estás en un aeropuerto e identificas a una persona, pareja o grupo y de acuerdo a como actúen escribes una historia usándolos como base. ¿De qué estarán hablando?, ¿Qué harán después?, ¿De dónde vienen?, responder este tipo de preguntas y otras tantas que te hagas son una forma maravillosa de desarrollar una de las habilidades creativas más importantes, la elaboración, definida como la capacidad de dar detalle y trasfondo a tus ideas.

Leer biografías, muchas biografías: Ahhh pero que no sea solo la de Steve Jobs, ahí afuera hay muchos genios que han logrado bastante venciendo grandes obstáculos. Leer sobre la vida de otras personas no solo es fuente de inspiración, sino que nos permite salir de bloqueos creativos a través de respuestas empáticas a preguntas prácticas, ¿Cómo lo resolvería Cleopatra?, ¿Qué hubiera hecho Einstein en esta situación?, ¿Richard Branson, compraría esta idea?, no hay mejor forma de pensar diferente que ponerse en los zapatos del otro.

Jugar con Legos: No importa cuántas fichas tengas, no importa cuánto trabajes, ninguna cosa hecha con Lego va a quedar igual a la original, es por eso que jugar con ellas te permite desarrollar pensamiento analógico, altos niveles de conceptualización y capacidad de narrativa, sin dejar de lado el hecho de que una labor manual activa más partes del cerebro que simplemente sentarte a pensar mirando las nubes. Atrévete a jugar con legos que no se trata del resultado final tanto como del viaje.

Tomar Fotografías: Pero por favor deja de mostrarle al mundo lo que desayunaste hoy. Hay algunas personas a las que no les va muy bien eso de escribir o dibujar y no hay problema con eso, la fotografía como ejercicio creativo es una excelente forma de saber integrar distintas variables, luz, velocidad, sensibilidad y composición, por ejemplo. Se trata de una labor que algunos autores llaman “sinfonía” en la que muchas cosas deben funcionar al tiempo para lograr un resultado extraordinario, si quieres desarrollar pensamiento holístico, tomar fotos es un excelente punto de partida.

Terminar eso que dejaste iniciado: Esa guitarra en tu cuarto, ¿funciona o es un elemento decorativo?, si para ti “tocar la batería” significa que le limpias el polvo cada tres meses entonces tienes un proyecto no terminado, cuando te propones terminar ese cuadro que lleva 10 años en el desván o escribir la historia que vienes aplazando desde el siglo XX, el cerebro reactiva pensamientos, ideas y actitudes que literalmente dejaste en pausa hace mucho, termina aquello que dejaste pendiente, vas a ver cómo es se convierte en la base de logros cada vez más altos.
Y a ustedes ¿qué otro ejercicio se les ocurre?