El hallazgo de un falso Picasso era parte de la publicidad de una obra de teatro

0
83

Hace unos días la fiscalía Rumana anunció el hallazgo de la pieza de arte Tête d’Arlequin (Cabeza de Arlequín), para después corroborar que se trataba de un falso Picasso que formaba parte de una técnica publicitaria para promover la obra de teatro “Copia Auténtica”. La noticia fue admitida por los propios escritores belgas Yves Degryse y Bart Baele, quien tenían la intención de abrir un debate sobre el valor de lo auténtico en el mundo del arte y para ello viajaron al país a finales de octubre para plantar la imitación.

El falso Picasso fue hallado por Mira Feticu, una escritora rumana que radica en Holanda, y el periodista holandés Frank Westerman. La primera recibió una carta anónima sobre la ubicación escondida en un bosque de Rumania y acudió con el segundo al hallazgo, cuando descubrieron la pieza, no dudaron en entregarla a la Embajada holandesa en Bucarest. Al ver la magnitud que la noticia alcanzó, la compañía teatral admitió que todo se había salido de control y pedían disculpas.

Quizá te interese: Jon Arton, el artista que enseña el valor del arte de una manera muy divertida.

La obra de teatro titulada “Copia Auténtica” retrata la vida del falsificador holandés de arte Geert Jan Jansen, quien en 1994 fue capturado en una finca francesa con 1600 copias de obras de artistas como Picasso, Dalí y Matisse, hechas por él mismo, y como los escritores afirmaron “todavía hay algunos trabajos suyos en museos de todo el mundo que nadie sospecha que son meras copias”.

En cuanto a Tête d’Arlequin (Cabeza de Arlequín) de Pablo Picasso, aún se desconoce su paradero, puesto que en 2012 fue sustraído del Museo Kunsthal de Rotterdam (Holanda) junto con otras piezas, tales como La Liseuse en Blanc et Jaune (“Mujer leyendo en blanco y amarillo”), de Henri Matisse; Waterloo Bridge y Charing Cross Bridge, de Claude Monet; Femme devant une fenêtre ouverte (“Mujer delante de una ventana abierta”), de Paul Gauguin; Autoportrait(“Autorretrato”) de Meijer De Haan y Woman with Eyes Closed (“Mujer con los ojos cerrados”) de Lucian Freud.