Para principiantes: haz tu círculo cromático

0
116

Un círculo cromático es un diagrama para organizar los colores a través de una disposición lógica y lo más común es colocar los colores primarios en la rueda, pero ¿cómo se crea esta herramienta?

Notas relacionadas
Diseñador gráfico intercambia logotipos de social media
Las mejores ciudades para diseñadores freelance en EUA
La bicicleta es rediseñada para hacerla más intuitiva


El sitio Creativebloq consultó al ilustrador español Paco Torres, quien contó en 5 pasos cómo se puede elaborar un círculo cromático.

Se recomienda que los colores primario se coloque en el círculo, es decir, cyan, magenta y amarillo, mismos que no se crean mediante otras mezclas, pero entre ellos si pueden crear otros colores.

Después de ellos se colocan los colores secundarios (morado, verde y rojo), que se obtienen mediante la mezcla de partes iguales de dos colores primarios. Después de ello, van los terciarios, que surgen de la mezcla de un color secundario y el color primario adyacente.

La rueda de color resultante permite determinar fácilmente qué colores son complementarios por mirar el lado opuesto de la rueda: naranja / azul, rojo / verde, amarillo / púrpura y así sucesivamente.

Torres dice que no hay una manera correcta o incorrecta de usar el color, pero existe una técnica para usar con éxito el color en una imagen: combinar colores complementarios, lo cual funciona bien si se utiliza con sutileza y un poco de lógica.

El ilustrador mostró el uso del circulo cromático con la imagen de un orco:

circulo

1. Los opuestos se atraen
Los tonos de gris se crean al mezclar colores complementarios, por lo que el uso de la rueda de colores como una guía no significa aplicar brillo en colores brillantes. El gris cromático creado por la mezcla de colores por lo general se ve mejor que gris compuesto de blanco puro y negro.

2. Paleta complementaria
Para crear la escena en la que un orco persigue a un hada, Torres usa un fondo oscuro y un primer plano brillante, por lo que no utiliza una paleta de colores similares para toda la imagen, sino una complementaria. Esto es más atractivo y separa los planos, lo cual facilita la lectura

Ilustración: Paco Torres
Ilustración: Paco Torres

3. Siga las tonalidades
Si se decide usar verde y azul para el fondo, no significa que se use exclusivamente esos colores. Se pueden seguir los matices entre azulado y verdoso, así como añadir colores diferentes, como el rojo o marrón.

4. Los colores pueden ser profundas
Dos colores complementarios pueden separar una figura de la otro y además de crear más profundidad en la imagen, tendrá una composición más atractiva.

5. ¿Es excesiva la saturación?
Si se mezclan los colores complementarios altamente saturados, el resultado va a ser incómodo para los ojos y se echa a perder toda la imagen. La saturación es como la sal: se puede hacer una comida mejor, o arruinarlo si se agrega demasiado, afirma Torres.

Vía CreativeBloq

PIE GDG 4