Serie de fotografías revelan la dicotomía entre ser rico y pobre

0
140

Cuando el fotógrafo Jim Goldberg tomó fotografías de la gente rica y pobre que vive en San Francisco, EUA, les pidió que también le compartieran sus historias personales sobre sus retratos para hacer de su proyecto un reflejo social que contrastara lo que significa ser pobre y rico en un mundo donde todos habitan por igual y sienten lo mismo.

Notas relacionadas:
5 pesadillas que no dejan dormir a los diseñadores
Crean doodles que les gustaría ver en Google
Texturizar y tejer: el método que revoluciona la fotografía tradicional

Las fotos para su proyecto, tomadas entre 1977 a 1985, muestran las marcadas diferencias entre los ricos y los pobres, pero las emociones que transmiten a través de sus historias manuscritas comparten un terreno común al expresas sentimientos como el dolor, la soledad, la decepción, la alegría y la seguridad.

jklkkñk

jhljñk

Fuera de circulación desde 1985, Rich and Poor de Jim Goldberg ha sido completamente rediseñada y ampliado por el artista Steidl. Disponible por primera vez en tapa dura, el trabajo se basa en la clásica combinación de fotografías con escritura a mano y añade un exceso de material de época y fotografías contemporáneas que nunca han sido publicadas o exhibidas.

Sorprendentemente, cuando Goldberg debutó con su trabajo en 1985, no fue bien recibido con críticas que consideraron que la adición de texto impidió a los espectadores hacer su propia comprensión de los temas destacados en las fotos.

Lo que se presenta a través de estas imágenes es la discrepancia impactante de bienes y entornos materiales. Los escritos exponen una verdad expandida. Hay una evidente desigualdad en la educación y la capacidad de escritura, lo que conlleva a la impresión de que los pobres sufren más que los ricos. Y eso puede ser cierto en algunos aspectos; la falta de oportunidades, la salud, y la esperanza es para todos devastador. El dolor es el dolor, sin embargo, y el sufrimiento es universal, como es el amor y la gratitud. Estos retratos conmovedoras, tiernos, sin esperanza, y tristes hablan a nuestros puntos en común, igual de relevantes en el 2014 como en 1985.

Echa un vistazo a la obra de Goldberg a continuación.

kghi879

gfjhi87

jhlkjñk

lkññ

gfgkj

ghju76

fhgg798