Emprendimiento con amigos y familia, reconoce cuando es conveniente

0
135
Al iniciar un proyecto es importante reconocer algunos errores al emprender con amigos y familiares, para así tomar una decisión más segura.
Foto: Bigstock

Iniciar un proyecto o negocio significa invertir no sólo tu dinero, sino también tu tiempo, esfuerzo, dedicación y hasta sueño, es por eso es fundamental saber con quién será tu socio. Sí bien es cierto que siempre buscamos personas de confianza y que sean conocidos, es importante reconocer los errores al emprender con amigos y familiares que no estén totalmente comprometidos, por ello te decimos a continuación algunas situaciones en las que es más conveniente no involucrarse.

Cabe destacar que no significa que rechazarás a todos tus posibles socios, ni que cuando lo tengas no van a discutir, el emprendimiento es una actividad muy dura que requiere mucha paciencia y esfuerzo, por ello es que se requiere que sean responsables y conscientes de las equivocaciones que pueden convertir en lecciones, sólo señalamos que sí tu prospecto no reúne las cualidades suficientes para integrar un equipo contigo, no lo elijas y es mejor que te ahorres problemas y malos entendidos.

Quizá te interese: 10 preguntas para emprendedores antes de iniciar un negocio.

Si reconoces algunas de las siguientes situaciones en tu amistad o familiar, es mejor declinar la oferta amablemente:

  1. Si se piensa en integrar a un amigo en un proyecto sólo porque necesita ayuda.
  2. Si considera que no tiene los conocimientos necesarios para el proyecto a realizar.
  3. Si no son amigos cercanos y sólo se llevan bien sólo en situaciones sociales y festivas.
  4. Si aparenta o sabes que no es muy responsable.
  5. Si la economía de esa persona es irregular, tiene deudas o no demuestra tener educación financiera.
  6. Si constantemente abandona los proyectos que emprende o los trabajos que desempeña.
  7. Si no es bueno trabajando bajo presión ni puede resolver problemas en situaciones de estrés.
  8. Si involucra su vida personal en su trabajo y no sabe diferenciar entre una situación y otra.
  9. Si no expresa sus ideas con gran claridad o no tiene argumentos sólidos.
  10. Si dice mentiras para librarse de problemas cotidianos.
  11. Si no es organizado en su vida, tanto personal, laboral o con sus bienes.
  12. Si involucra gente ajena en decisiones que les corresponden a otras personas