Sabor a Vanguardia

0
48

Olor y sabor a café; bocadillos, cuadernos colgando desde el techo y algarabía se escuchaba desde un fondo. Conforme me acercaba esas palabras iban formando piezas que cabían en un rompe cabezas, teniendo sentido. Mientras que en la oscuridad, desconocidas voces daban respiración boca a boca para resucitar a las antes enterradas y empolvadas obras literarias de Filippo Tomasso Marinetti, Pablo Picasso, Georg Trakl, y Vicente Huidobro.

Notas relacionadas
La primera


Hablar de poemas puede sonar aburrido, cursi y quizá hasta pegajoso. Pero no es así cuando el poema es vanguardista o de tendencia dadaísta. Estos pioneros de las tendencias mencionadas inclinaban sus palabras a lugares poco explorados. El objetivo no era enamorar a sus amantes; sino, enamorar su sensibilidad atrevida e imaginativa. La demostración creativa que nadie jamás lo había logrado.

Pensemos en un poema cualquiera….¿yá? Seguramente pensaste en amor, sentimientos, lagrimas, naturaleza, etc. Pero no pensaron en un árbol de piojos ni en un sándwich de piedras. Bueno, Pablo Picasso sí lo hizo.

David Ogilvy en su libro ‘Confesiones de un Publicitario’ menciona que la publicidad es un juego de palabras. Estoy totalmente de acuerdo y más cuando hay demasiada competencia. Cada idea, logo, diseño, filosofía, empresa, mercadólogo y cada publicista debe contar con una gran dosis de vanguardia y dadaísmo, las cuales cobijan esa cotidianidad dentro de un consumidor cada vez más bombardeado, exigente y escéptico.

La etiqueta de una visión extraña y fuera de lo común puede resultar ofensivo siempre y cuando se tengan argumentos pobres para el nacimiento y desarrollo de tu idea. Bueno, no te apures por eso, ya qué si leíste hasta esta línea de la columna, es qué eres de los que está de acuerdo conmigo y encuentra la diferencia de lo que harías para ganar dinero y de lo que harías para ganar respeto y reconocimiento.

Los autores previamente mencionados se atrevieron ¿y tú? No le dejes la tarea a ellos, quienes con el poder de tus ojos, voz y oídos puedes revivir leyendo sus poemas. Convierte en una mente brillante para crear lo ordinario en extraordinario, y no lo ordinario en aburrido, tedioso y ofensivo.

Se pronuncia la última la última vocal y el primer punto final. Las luces se encienden, aplausos honran el gran labor de estas voces que nacieron en su corazón producidas por su garganta.

De esta manera doy por hecho que la publicidad es un juego de palabras, pero también es un juego de emociones y creatividad. O ¿Cuándo fue la última vez que compraste algo que no te causara una emoción? De eso se trata la poesía y publicidad: de una asociación de sentimientos y felicidad.