Crowdsourcing ¿lo mejor o lo peor que le ha pasado al diseño?

0
69

El crowdsourcing es un tema que divide a la comunidad del diseño, pues ha quienes piensan que es lo mejor que le ha pasado y hay otros que consideran que es lo peor que le pudo suceder.

Notas relacionadas
La relación de la naturaleza con el ser humano a través del body painting
La chica que conquistó al CEO de Airbnb con su currículo
5 tendencias en scrolling vertical


DesignMantic publicó un artículo acerca del crowdsourcing en el que toca los pros y los contras del tópico en el diseño, pues es un tema delicado que —al menos para logotipos— ha traído beneficios, pero para otros expertos no lo es.

Por ejemplo, los defensores del crowdsourcing afirman que la práctica ha hecho que los servicios de diseño sean más accesibles, diversos y democratizados, pues ofrecen más oportunidades a los diseñadores y clientes.

1. Los Pros
Es favorable para quienes viven en pequeñas comunidades en las que el diseño prácticamente no es requerido o bien es nulo el trabajo para un creativo, es decir, le da la oportunidad de laborar a un diseñador.

Otra ventaja es que hace accesible el diseño a las pequeñas y nuevas empresas, que generalmente cuentan con un presupuesto limitado. A través del crowdfounding pueden tener una identidad visual y si logran su cometido, después invertirán en un branding más elaborado.

Los sitios de diseño crowdsourcing son multilingües y por lo tanto llegan a una audiencia globalizada, por lo que esa gran comunidad de diseñadores hace tener más opciones y hace del croudsourcing un proceso muy solicitado.

También simplifica el proceso, es decir, los clientes publican sus requerimientos y los diseñadores presentan sus proyectos, luego el cliente elige y muchos se salvan de tratar con el cliente.

2. Los Contras
Los diseñadores compiten entre colegas, por lo que es una lucha de supervivencia, pues el cliente tiene más opciones.

Los proyectos pueden ser subestimados gravemente. Es posible que el trabajo de los diseñadores fuera tratado justamente si es que trabajaran en una empresa profesional.

La competencia es feroz que obliga a los diseñadores a entregar —debido al corto tiempo—un trabajo poco original y hasta remezclar con uno anterior.

El crowdsourcing abarata el trabajo de los diseñadores, es subestimar al diseño y su importancia para el desarrollo de una marca, por lo que a la larga puede no ser benéfico para la empresa.

¿Y tu que piensas es bueno o no?

crowdsourcing