Día Mundial de la lucha contra el Sida: arte y diseño, piezas clave en la causa

0
32

El arte y el diseño han sido una pieza clave en el activismo social que ha derivado en una mayor concienciación en la lucha contra el VIH/Sida. Uno de los ejemplos más claros fue la transformación de la palabra LOVE de Robert Indiana, en AIDS.

Notas relacionadas
Cambio de imagen con causa: apps se tiñen de rojo para luchar contra el Sida
Moleskine se une a la lucha contra el VIH-sida a través de cuadernos para creativos
Taylor Swift le da un giro de 360 grados a su video Blank Space


LOVE, la iconica imagen creada para una tarjeta de Navidad para el Museo de Arte Moderno en 1964, por el destacado artista de pop art Robert Indiana se ha convertido en un dibujo distintivo de la imaginería en el arte comercial.

El colectivo General Idea, que estaba integrado por los artistas canadienses: Feliz Partz, Jorge Zontal y AA Bronson, retomaron la icónica imagen de Indiana y cambiaron la palabra LOVE por el de AIDS, acrónimo en inglés de SIDA.

Los tres artistas fueron pioneros en el arte conceptual y sus basaron sus obras en la cultura mediática, la televisión y las imágenes de la vida cotidiana. La mayor parte de ellas estuvieron relacionadas con el Síndome de Inmuno Deficiencia Adqurida, pues Partz y Zontal estaban infectados.

LOVE

AIDS fue creado en 1987 como acrílico sobre lienzo y se difundió como cartel impreso. La obra siempre fue una clara referencia a la de LOVE de Indiana, pues utilizaron el mismo color y tipo de letra con el fin de cambiar la percepción del SIDA en ese momento.

Los tres lucharon para que se difundiera la información sobre la enfermedad, por lo que se enfrentaron al gobierno de EUA y a las agencias de publicidad.

AIDS

General Idea es sólo un ejemplo de cómo el arte y el diseño han contribuido a luchar por la causa. Sin embargo, como lo explica el video del Whitney Museum of American Art, la lucha comenzó desde que surgieron los primeros casos, que en su mayoría afectaba a la comunidad gay.

Finalmente, el propósito de todos ello era crear conciencia sobre la enfermedad, tanto para prevenir, como para no discriminar a quienes ya la padecen y ayudar a los enfermos, pues hay que recordar que el Sida no respeta edad, género, condición social ni orientación sexual.