El regreso de Apple a la tipografía

0
227

Sin duda alguna la tipografía siempre ha sido un tema importante para Apple, sin embargo, con el tiempo ha ido dejando de desarrollar fuentes propias para hacer suyas las de terceros. El uso de Helvetica en sus sistemas operativos más recientes es prueba de ello, sin embargo, con la presentación del Apple Watch, Apple da señales de regresar a sus bases.

Notas relacionadas:
Diseñado en México (porque yo soy México)
La importancia de bocetar
Diseño: el trabajo de tiempo completo

Las fuentes de Apple

En la biografía de Steve Jobs se habla cómo Susan Kare pasó horas interminables diseñando Chicago, la tipografía que durante las primeras siete versiones del sistema operativo de Apple luciera en el mensaje de bienvenida, en los menús, en las alertas y cualquier otra aplicación pudiera existir. Jobs alegaba que si uno estaba sentado por horas frente a la computadora, la experiencia de tener gráficos bien diseñados debía ser inigualable.

apple1
apple2

El primer cambio llegó cuando se lanzó el Sistema Operativo 7, en la que Chicago fue sustituida por Charcoal, aunque este período fue relativamente corto y es que en 2001, con el lanzamiento del nuevo sistema operativo X, Apple comenzó a utilizar Lucida Grande, diseñada por Charles Bigelow y Kris Holmes.

apple3

Un año después sustituyó a Apple Garamond como su fuente corporativa, cambiándola por Myriad, diseñada por Robert Slimbach y Carol Twombly para Adobe.

Con este par de cambios (Lucida y Myriad), Apple se fue alejando cada vez más de su costumbre por mantener prominencia en el área tipográfica, incluso el último gran cambio se da con el iPhone, adaptando Helvetica como la fuente oficial de lo que posteriormente llamaría su sistema operativo iOS. Incluso en la última revisión, hizo más evidente el uso de Helvetica al incorporar la familia Neue Light y Thin en algunas aplicaciones, como el calendario, reloj o en la pantalla de inicio.

apple4

Este fue quizá uno de los movimientos más extraños que he visto en Apple, se estaba casando con una fuente clásica, famosa por su neutralidad y que grita todo menos personalidad corporativa, además, fue diseñada para todo, menos para textos pequeños, lo cual le valió numerosas críticas por grandes personalidades de la industria, como Erik Spiekermann, quien la describió como «completamente inútil» para su aplicación en los dispositivos portátiles.

El Apple Watch y su tipografía

apple5

El Apple Watch presentado en días pasados era algo que ya todos esperaban, lo que resultaba interesante eran cuestiones mucho más puntuales como el sistema de la interfase o la experiencia del usuario, pero lo que realmente llamó la atención fue la aplicación tipográfica. Sin conocer el nombre de la fuente o su origen (hasta el momento solo sabemos que es obra del equipo interno de diseño) ha sacado una sonrisa a quienes pensábamos que una marca tan influyente haya decidido replantear la tipografía como un elemento esencial de identidad corporativa.

No sabemos si se trata de una contrapropuesta de su máximo competidor Android que presentó «Roboto» hace menos de un año, o si se basó en DIN, la fuente alemana de principios del siglo XX; lo que sí es un hecho es que ojalá la veamos pronto en los sistemas operativos de la marca. Efectivamente resulta mucho más barato diseñar una fuente propia que estar buscando opciones ya hechas. Es la oportunidad de poseer una identidad a través de diferentes formatos en la interfase, y la tipografía, sin duda alguna, es una de ellas.