Las 100 mejores tipografías: Las tres estrellas de Frutiger

0
1076

En 2007 FontShop, el sitio más grande de tipografías en el mundo invitó a una serie de tipógrafos notables para realizar su primer ranking de las 100 mejores familias tipográficas de todos los tiempos, este jurado estaba compuesto por tipógrafos de renombre como Roger Black, Stephen Coles, Veronika Elsner y Jan Middendorp, entre otros.

Notas relacionadas
San Francisco: el regreso de Apple a la tipografía
El Apple Pencil: ¿Fin de la era de Steve Jobs?
¿En qué nos beneficia que Google rediseñe su logo?
La pregunta del billón


Este ranking tiene la característica que de las 100 tipografías son muy pocos los autores que repiten alguna fuente. Entre ellos, podemos contar a Hermann Zapf y Adrian Frutiger.

4-frutiger

Llama la atención que la mayoría de las tipografías desplegadas en este ranking son de dominio de los diseñadores, están en nuestro sistema operativo y otras más en productos que hacemos todos los días. Son tres en las que centraremos estas líneas, diseñadas por uno de los más grandes y notables diseñadores del siglo XX: Adrian Frutiger.

Posición 3: Frutiger

1-frutiger

Cuando París decidió que necesitaba un nuevo aeropuerto —el de Orly se encontraba rebasado—, invitó a Adrian Frutiger para que diseñara la señalización, pensando en que usara Univers, desarrollada años atrás.

Su presentación la basó en la versión 55 de Univers sobre fondo amarillo, en color blanco para los letreros en francés y su traducción en negro. La combinación de colores resultó tan idónea que se usa hasta nuestros días en una gran cantidad de señalizaciones, solo que Univers no pasó la prueba, era demasiado redonda y ocupaba mucho espacio, así que Frutiger decidió diseñar una fuente desde cero, que dio como resultado Roissy, después renombrada con el apellido de su autor.

Frutiger resultó ser ideal para señalizaciones, expresaba una gran luminosidad y legibilidad. Así que en 1975 el aeropuerto Charles de Gaulle la lució por primera vez. Posteriormente, su fama obligó a Frutiger a completar la familia y adaptarla para textos, convirtiéndose así en una de las tipografías más usadas hasta nuestros días y nombrada por Erik Spiekermann «la mejor fuente para usarse en todo».

Con el tiempo se fue completando la familia, hasta 2013, que salió Frutiger Serif, tomada del diseño original de Meridien, diseñada años atrás, y adaptada por el mismo Frutiger y Akira Kobayashi.

Posición 10: Univers

2-univers

Fue la primera que diseñó, a sus 21 años, en 1954. Extraoficialmente se comenta que como parte de sus proyecto en Zürcher Hochschule der Künste (la Escuela de Artes y Oficios), en Zurich, Suiza, experimentaba proyectando fuentes en una pared, sobreponiéndolas, de tal forma que pudiera sacar un promedio de los trazos. Así nació Univers, cuya popularidad e implementación se dio en tiempo récord en el mundo del diseño, considerando no solo su diseño geométrico y armónico, sino al ser la primera de las llamadas superfamilias, que no se limitaba  a un par de pesos o estilos (bold, itálica), sino que poseía una gama más amplia: desde light hasta heavy, también en sus versiones cursivas y diseños ultra condensados y extendidos.

Para clasificarlos comenzó a usar números, siendo Univers en su versión regular el número 55 y epicentro de las demás: Univers 53 Extended y 59 Condensed, 39 Light Ultra Condensed y 83 Extended Bold las más extremas. Hoy cuenta con 59 variantes.

Posición 65: Avenir

3-avenir

Fue su más reciente diseño, en 1988 y una respuesta a Futura, que consideraba llena de defectos y con muy poca legibilidad. Le puso Avenir (Futuro en francés), resultando en una fuente muy alegre, con trazos ligeros y mucha luz.

Esta fuente se hizo del dominio de los diseñadores una vez que rediseñada en 1994 para completarse a 24 fuentes, con las que consta actualmente, llamada Avenir Next, también con la coautoría de Akira Kobayashi de Linotype.

Muy en boga en nuestros días, ha sido adoptada por su neutralidad, pero con una personalidad más fuerte que Helvetica y que ronda entre las simétricas, grotescas y simétricas, estilos de clasificación entre las sans serif.

Si bien Adrian Frutiger no fue un personaje demasiado público, es prácticamente imposible resistirse a su obra, que está en todos lados.