Conectarse a internet ya es posible a través de anuncios en revistas

0
38

Esto es un avance para el diseño y el crecimiento de la tecnología móvil, y se ha logrado gracias a la marca de autos alemanes Volkswagen, quien permitió que los lectores se conectaran a internet a través de un anuncio gráfico de publicidad.

Notas relacionadas:
10 anuncios inapropiados colocados en revistas
Motorola cambia el futuro de la publicidad impresa
Las 10 más creativas campañas de publicidad colocadas en edificios

Ya se sabe que los coches elaborados bajo el sello de 4×4 son altamente resistentes y con una potencia en velocidad muy alta a todo terreno, pero además también son diseños que cuentan con alta tecnología tanto en su interior, como el motor y carrocería, pero para Volkswagen eso es similar a la conexión eficaz del internet.

Para hacer hincapié en esta relación inimaginable entre la velocidad de un coche y el internet, para transmitir el concepto “La fuerza de la inteligencia” que Volkswagen lleva utilizando en su gama de vehículos de este tipo desde 2012 en Brasil, la agencia Almap BBDO ideó un anuncio gráfico con conexión Wi-Fi.

Toda una innovación en este tipo de anuncios y algo que pocas veces se ha visto, la interactividad de los anuncios gráficos en revistas, a menos que sea un regalo promocional, cada vez que el anuncio era abierto, el pequeño router que se encontraba escondido en las páginas de la revista, se activaba y permitía conectar el celular a la red Wi-Fi “Amarok” que se agregó.

Una vez que la pequeña luz del anuncio estuviera encendida, bastaba con tomar el smartphone y conectarse con la contraseña “aforcadainteligencia”, el eslogan de la campaña. El anuncio se incluyó en un envío seleccionado a los suscriptores de la Revista Veja y permitía el uso de 500 megabytes gracias a la red 3G de la operadora Vivo o bien hasta que la batería del dispositivo se acabara.

Una forma interesante y novedosa de mostrar que el Amarok se trata de un vehículo con grandes recursos tecnológicos y que los diseños impresos no han muerto.